GRACE CHISHOLM YOUNG

Grace Young nació en Inglaterra en 1868 en una familia adinerada. Su madre, pianista de profesión, la inculca el amor hacia la música y las matemáticas. Creció bajo la sombra de cuatro hermanos.Se educó con institutrices hasta los 17 años, cuando aprobó el examen de acceso a la Universidad de Cambridge. En un principio, iba a estudiar medicina porque solía dedicarse a trabajos sociales con los pobres de Londres, pero su familia se opuso y decidió estudiar Matemáticas en el Girton College, donde recibe clases de William Young.

descarga

Cuando obtiene la licenciatura, se traslada a Alemania para seguir con sus estudios. Con ayuda del matemático Felix Klei, sacó adelante su tesis sobre Los cuerpos algebraicos en la trigonometría esférica, con la que consigue el doctorado. Fue la primera mujer en doctorarse de forma “normal”, es decir, sin hacerse pasar por un hombre u otras locuras que hemos podido ir viendo.

Cuando volvió a Inglaterra, el profesor Young le pidió ayuda para terminar su libro sobre Astronomía. Y como bien dicen, el roce hace el cariño, por lo que se terminaron casando y teniendo seis hijos. El hecho de criar a tantos hijos, le impidió desarrollar totalmente su potencial.

Young_2
William Young

Colaboró con su marido en varios de sus libros publicados, pero solo a nombre de él, como el Primer libro de la Geometría, donde se recalcaba la importancia de la geometría en tres dimensiones.

Grace se pasó toda su vida investigando, y aunque no tiene grande obras como tal, si que escribió textos muy importantes:

  • Textos sobre los fundamentos del cálculo diferencial e integral
  • Hizo aportaciones en la integral de Lebesgue (matemático francés)
  • Estudios de las derivadas en las funciones reales

Gracias a sus estudios, podemos resolver este problema: Actividades Grace Young

Murió de un ataque al corazón a los 76 años, habiendo inculcado a sus hijos el amor por las ciencias.

Fuentes:

Emmy Noether

Conocida por su gran relación con Albert Einstein y el reconocimiento de él como la mayor matemática de los tiemos.

Nació en el núcleo de una familia judía en 1882, hija de padre matemático. Gracias a sus influencias, pudo acudir a la escuela Höhere Töchter Schule en Erlangen 8 años, donde aprendió alemán, inglés, francés, aritmética y  piano. Sus primeras inclinaciones miraban hacia ser profesora de idiomas y consiguió el título de profesora de inglés y francés para escuelas femeninas.

1e61ffb8e1e08f36e447b55aac8a63a7

Dado que esta no era su verdadera vocación, empezó a asistir a la Universidad como oyente, ya que no era posible la matriculación como alumna por ser mujer. Entre los años 1908 y 1915,  Emmy trabajó en el Instituto de Matemáticas de Erlangen, donde se doctoró gracias a un trabajo sobre los invariantes, pero sin remuneraciones ni nombramiento oficial. Anunciaban los cursos bajo el nombre de Hilbert aunque fuese ella la que los impartía.  Allí compartió conocimientos con grande matemáticos como Ernst Otto Fischer o Hermann Minkowski. 

En 1915, se incorpora al Instituto de Matemáticas de Göttingen y comienza a trabajar con Klein y Hilbert en las ecuaciones de la teoría de la relatividad general de Einstein. Años más tarde, demuestra dos teoremas básicos, tanto para la relatividad general como para la física de partículas elementales. Uno de ellos es conocido como el Teorema de Noether. El Instituto sólo le permitía  ser ayudante de Hilbert a honores. Así que Einstein y Hilbert intercedieron por ella  para que se le otorgaran algunos reconocimientos.

A partir de 1920, parece que la suerte se pone de su parte y le dan la oportunidad de impartir clases y conferencias por un pequeño sueldo, como en la universidad de Moscú y la de Frankfurt. Por su condición de judía y la época que la tocó vivir, tuvo que emigrar a Estados Unidos en 1933. Allí dicta varias charlas y conferencias en el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton .

Murió a causa de un quiste en un ovario, en 1935.

Fue  una de las más grandes especialistas en álgebra del siglo XX. Según publicó Albert Einstein, descubrió métodos que resultaron trascendentales para las generaciones de matemáticos y contribuyó a aclarar ciertos conceptos que luego él necesitó en su Teoría general de la relatividad.

Hay una estructura algebraica, la de anillo noetheriano que lleva su nombre.  Su nombre permaneció ignorado durante años por la comunidad matemática, hasta que en el Primer Congreso Internacional de Historia de las Matemáticas,  se hizo un reconocimiento público de sus aportaciones.

Podemos destacar entre sus obras:

  • Álgebra no conmutativa
  • Condiciones ascendentes y descendentes de cadena
  • Anillos conmutativos, ideales y módulos
  • Teoría de los invariantes de grupos finitos
  • Números hipercomplejos y teoría de la representación

Fuentes:

María Gaetana Agnesi

Aunque no es una matemática muy famosa, esta mujer del siglo XVIII ha contribuido mucho en este campo.

Nació en Milán en 1728, hija de un padre matemático y la mayor de 21 hermanos. Fue reconocida niña prodigio y con nueve años ya dominaba perfectamente  francés, latín, griego, hebreo y algunas otras lenguas modernas de la época. También con esa edad escribió un discurso en defensa de la educación de las mujeres. Gracias a su padre recibió profesores particulares y tertulias científicas para desarrollar y potenciar sus capacidades. Nunca pudo entrar a la Academia Francesa por ser mujer; pero sí en las Academias Italianas por  ser mas liberales.

bk0953

Para ella, la religión y la ciencia siempre estuvieron unidas. Quiso entrar en un convento, pero su padre la pidió que se quedara cuidando de él y del resto de los hijos a causa del fallecimiento de su madre. Además tuvo muy buena relación con el jesuita y geómetra Saccheri, el monje matemático Rampinelli y el jesuita matemático Ricatti, con quienes formó un pequeño grupo en el que desarrolló su pasión por las matemáticas y la religión.

Más allá de ser ama de casa, María tenía tiempo para estudiar, publicar, avanzar… en todo tipo de estudios en los que se involucró. Cuando su padre enferma, el papa Benedicto XIV le ofrece  la Cátedra de Matemáticas de la Universidad de Bolonia, por su mérito y valía matemática, pero nunca la llegará a ocupar. Muere en 1799 en el Hospicio Trivulzio de Milán, institución de beneficencia, que dirigía.

Existen dos datos muy curiosos de esta matemática:

  1. Se la conoce por la bruja matemática porque por una mala traducción al ingles de su obra Instituciones analíticas, en la que John Colson, profesor de matemáticas de Cambridge, tradujo la curva que estudiaba por “bruja”.
  2. Era sonámbula, por lo que dejaba en la mesa problemas sin resollver y a la mañana siguiente aparecían resueltos.

En realidad, las matemáticas estuvieron en un segundo plano de su vida por lo que nunca se sabrá hasta que punto podría haber llegado si le hubiera dedicado la mayor parte de su tiempo.

Entre sus obras destacan:

  • Instituzioni analítiche ad uso della gioventú italiana
  • Libro del tratamiento de los máximos y mínimos
  • Comentario al Traite analytique des sections coniques, del marqués de L’Hôpital (no llegó a publicarse)
  • La visión integrada del cálculo
200px-Il_frontispizio_delle_Instituzioni_analitiche_dell'_Agnesi
Primera edición de Instituzioni
Versiera
La curva “bruja”

Fuentes:

 

Sophie Germain

Sophie es todo un ejemplo de superación y cualquiera que sepa  su historia podrá asociarla con “El que la sigue, la consigue”.

Nació en París en 1776 y creció entre las paredes de una gran biblioteca, ya que su padre era diputado de la Asamblea. A escondidas, aprendió latín para estudiar a Newton y a Euler. Cuando sus padres lo descubrieron, la encerraron sin luz ni calefacción para que no pudiera leer por la noche. Pero estos se dieron cuenta de que era imposible frenarla, por lo que asumieron su vocación.

Como era mujer, no podía estudiar matemáticas en la Escuela Politécnica así que se las apañó para conseguir apuntes. Esto fue gracias a un antiguo amigo de la familia, Antoine-Auguste Le Blanc. A cambio sólo le pedía enviar las conclusiones de cada tema a la Escuela con su nombre. Fue así como Lagrange, un gran matemático, se interesó por ella (aunque creía que era un hombre). Lagrange estaba tan entusiasmado por sus conclusiones que le pidió una entrevista. Sophie se presentó tal y como era y, a pesar de la sorpresa de este, la ayudó a seguir con sus estudios.

También utilizó el nombre de este amigo para concocer a Gauss. Le envió una carta haciéndole un comentario sobre su teoría de los números y, además, le protegió cuando Napoleón invadió Rusia. Tras esto, se enteró de quién era en realidad y su contestación fue:

Pero cómo describirte mi admiración y asombro al ver que mi estimado corresponsal Sr. Le Blanc se metamorfosea […] cuando una persona del sexo que, según nuestras costumbres y prejuicios, debe encontrar muchísimas más dificultades que los hombres para familiarizarse con estos espinosos estudios, y sin embargo tiene éxito al sortear los obstáculos y penetrar en las zonas más oscuras de ellos, entonces sin duda esa persona debe tener el valor más noble, el talento más extraordinario y un genio superior.

Tras tres intentos, la Academia de Ciencias de París en 1815 le concedió la medalla de oro por su  Mémoire sur les Vibrations des Surfaces Élastiques. Sin embargo, nunca consiguió un título universitario ni un puesto en ninguna universidad.

En 1831 muere por cáncer de mama sin poder ocupar el puesto que Gauss la había conseguido en la Universidad de Göttingen.

Entre sus obras podemos destacar:

  • Números primos de Sophie
  • Teoría general de la elasticidad
  • Consideraciones de las Ciencias y las Letras 

 

Fuentes:

Gabrielle Émilie de Breteuil

Llegamos al siglo XVIII y nos topamos con la mujer más importante para el campo científico francés del momento: la física, matemática y filósofa Gabrielle Émilie de Breteuil

Se educó en una familia que defendía la igualdad, por lo tanto, su padre la educó al igual que a sus hermanos. Fue una niña que destacaba por sus rizos rubios y por su inteligencia. A los doce años ya contaba con altos conocimientos de astronomía, latín y hablaba alemán e italiano. Llevó una vida juvenil bastante acomodada y emocionante, basada en el estudio de  matemáticas y física y, además, no faltaron las fiestas, los bailes ni las apuestas en juegos de azar.

Deja atrás esa etapa de su vida y se casa con el Marqués  du Châlet. A pesar de tener dos hijos con él, cada uno vivía por su cuenta. Esto le dejaba espacio a Gabrielle para reunirse con los matemáticos, físicos y escritores más famosos de la época.

Desde niña tuvo relación con Voltaire, sin embargo, no es hasta 1723 cuando comienzan su aventura amorosa e intelectual. Vivieron juntos alrededor de 15 años y en su casa contaban con más de 21 mil tomos, la biblioteca más amplia de toda Europa en el momento. Los problemas con el juego de ella y la aventura de él con una sobrina de Gabrielle causó la ruptura amorosa, pero no la intelectual.

Confesaré que es tiránica. Para hacerle la corte es necesario hablarle de metafísica, cuando uno querría hablarle de amor. -Voltaire

Cuando Émilie tiene 42 años se vuelve a enamorar. Esta vez es de un joven poeta de la corte, llamado Saint-Lambert. Quedó embarazada de él, pero al dar al luz mueren ella y la niña.

Esta mujer, además de sus obras matemáticas y físicas, promulgaba la igualdad de sexos y defendía que quería que juzgaran a su obra por su contenido, no por su sexo. También decía que la ciencia avanzaría mucho más rápido si se desarrollaba el talento de las mujeres de la época.

Entre sus obras destacan:

  • Dissertation sur la nature et la propagation du feu (Disertaciones sobre la naturaleza y la propagación del fuego)
  • Institutions de Phisique (Las instituciones de la música)
  • Traducción de las leyes de Newton al francés

Todo su trabajo sirvió para que los futuros matemáticos lograran conformar una nueva versión del cálculo diferencial e integral. Esto ayudó a Laplace a crear los postulados de la física clásica en el lenguaje matemático actual.

Fuentes:

 

La educación de las mujeres a lo largo de la historia (II)

La Edad Moderna

Parece que dejando atrás la Edad Media, el mundo se abre a diferentes caminos como el descubrimiento de América, lo que lleva a la apertura de conocer  otras culturas, o la llegada del Humanismo.

Sin embargo, estos cambios no fueron nada beneficiosos para la mujer. El Renacimiento llevó al aislamiento total de las mujeres en los ámbitos de la cultura y la ciencia, todo lo contrario para los hombres.

Además de ser excluidas de las universidades, tampoco se les permitía heredar ni realizar las pequeñas labores en los puestos de trabajos que habían conseguido en la época anterior.

A pesar de todo, Mary Wollstonecraft escribió Vindicación de los derechos de la mujer  en el que defiende la igualdad de ambos sexos y reclama los derechos de las mujeres. Se considera la primera obra feminista de la Edad Moderna.

 

Siglo XIX

Vuelven los cambios:

La revolución industrial volvió a abrir las puertas a puestos para mujeres, sobre todo en la industria textil.Pero, además de trabajar unos 16 horas, luego tenían que hacer las labores del hogar.

A finales de siglo, se empezaron a reconocer algunos derechos de la mujer, como en Finlandia el derecho a la mitad de la propiedad y herencia en el matrimonio. Mientras en Europa se iba avanzando, España y Francia se quedaban estancadas y mantenían la postura de que la mujer carecía de autonomía personal.

La educación que se desempeñó para ellas estaba enfocada hacia las labores del hogar con la sombra de los valores religiosos. Era exclusivamente primaria, sin embargo, surgieron mujeres que llegaron a lo más lejos en estudios superiores y en campos como la ciencia o la cultura, rompiendo todos los esquemas establecidos anteriormente.

niñas-cerilleras.jpg

Siglo XX

Las dos guerras mundiales llevaron a la mujer al mundo laboral. La mayoría tuvo que empezar a trabajar, ya que la producción de las fábricas no podía parar y los varones estaban en el campo de batalla. Se pasó de ser doncella a obrera, y tras las guerras, mantuvieron su puesto en sus trabajos y en sindicatos obreros.

images

Los trabajos cualificados, necesitaban mujeres con conocimientos. Por este motivo, la educación se expandió y empezó a estar disponible para todos y todas.

Este fue el principio de una educación sin discriminaciones, en el que se valoren los conocimientos y aptitudes de todos por igual. 

descarga

Fuentes:

La educación de las mujeres a lo largo de la historia (I)

Parece mentira que  desde Hypatia hasta la Edad Moderna  no haya destacado ninguna mujer en el campo de las matemáticas. Pero esto… ¿a qué se debe?

A lo largo de la historia, las mujeres han estado “ausentes” en ámbitos como la ciencia o la cultura debido a los obstáculos para desarrollar sus intereses y habilidades o por el simple hecho de no ser reconocidas sus hazañas por no ser varones.

Necesitamos analizar la historia para poder comprender el papel que ejercían las mujeres en cada época:

Prehistoria

Se dedicaban a la recogida de frutos y vegetales mientras los hombres cazaban.Transmitían los conmtocimientos de agricultura y recolección a sus hijos y seguramente, gracias a ellas, llegaron las primeras sociedades estables y basadas en la agricultura.Además, estos conocimientos les llevaron a descubrir las propiedades medicinales de cada alimento.

En Mesopotamia y Egipto las mujeres andaban libremente, trabajaban o ejercieron como escribas de reyes. Sin embargo, en la Antigua sociedad grecolatina, no disfrutaban de los mismos derechos. Se consideraban simple complementos de los hombres y a la edad de 14-15 años pasaban a ser propiedad sus maridos y a dedicarse exclusivamente a ellos, a la casa y a los niños. Las niñas romanas podían acudir a la escuela,pero orientada exclusivamente a ser buenas esposas.

 

La edad Media

En esta época la mayoría de las mujeres eran campesinas y trabajaban en el campo como sus maridos, además de hacer las labores del hogar y cuidar a los niños. Con la llegada de la industria y el comercio, también trabajaron en la industria textil o alimentaria, aunque cobrando menos que los hombres.

El único camino que tenían para acceder a la cultura era entrar en los conventos, donde solían recibir una educación completa. Sin embargo, a partir del siglo XIV, empezaron a surgir escuelas femeninas o mixtas aunque las tenían que abandonar al terminar primaria.

Christine de Pisan

 

Fuentes: